La duración del alquiler de local de negocio subrogado o traspasado antes de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1995

La duración del alquiler de local de negocio subrogado o traspasado antes de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1995

La duración del alquiler de local de negocio subrogado o traspasado antes de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1995

La entrada en vigor de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994 introdujo importantes modificaciones en la duración de los contratos de alquiler de local de negocio firmados con anterioridad a dicha ley.

Sus Disposiciones Transitorias dicen:

Hasta aquí, bien.

Pero como en Derecho todo se embrolla se planteó lo siguiente: ¿cuánto dura el contrato de un arrendatario que se subrogó en la posición del inquilino original antes de la entrada en vigor de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994? ¿Debe considerarse al subrogado como el arrendatario original para las leyes de transitoriedad?

En el litigio entre el arrendador y su arrendatario, hijo del firmante del contrato y subrogado antes de 1995, el primero defendía que el contrato había finalizado el 31 de diciembre de 2014 por el transcurso de los 20 años desde la entrada en vigor de la LAU 1994. Es la duración prevista en el párrafo segundo de la Disposición Transitoria Tercera B).3 para la subrogación de los hijos del arrendatario.  El inquilino subrogado defendía la vigencia de su arriendo hasta su fallecimiento o jubilación.

El juez de primera instancia y la Audiencia de La Coruña, Sec. 4ª, sentencia de 5-6-2015, dieron la razón al arrendatario subrogado.  Ya que:

  • La subrogación se produjo antes de la entrada en vigor de la LAU 1994, por el artículo 60 de la LAU 1964.
  • La Disposición Transitoria Tercera se aplica al arrendatario subrogado y no al locatario inicial.  Porque la norma contempla exclusivamente las subrogaciones posteriores a la entrada en vigor de la LAU 1994. Nunca puede aplicarse a traspasos o subrogaciones anteriores.
  • Por tanto el alquiler del inquilino subrogado no acabará hasta su jubilación o fallecimiento, salvo subrogación del cónyuge. Y puede traspasar el contrato a terceros.

Sin embargo el arrendador no se amilanó y recurrió en casación ante el Tribunal Supremo, recurso resuelto por la Sala Civil en la sentencia de 30-1-2018, que podéis leer completa en este enlace. El Alto Tribunal confirmó las dos sentencias y condenó al arrendador al pago de las costas.  

Si necesitas los servicios del abogado especialista en alquileres puedes

Concertar una cita por Whatsapp o Telegram o llamando al 627 31 71 00. O escribiendo a info@abogadoarrendamientos.com

Si quieres una consulta por teléfono llama al 807 505 867 (precio: 1,21 €/min si me llamas desde un fijo; 1,57 € si usas el móvil; no hay coste de establecimiento de llamada).