El subarriendo de una vivienda de alquiler

El subarriendo de una vivienda de alquiler

El subarriendo de una vivienda de alquiler

El subarriendo  consiste en que el inquilino arrienda una parte de la vivienda alquilada, por ejemplo una habitación, a un tercer inquilino sin desvincularse del contrato de alquiler. Entonces es un  arrendatario-subarrendador. El subarriendo de la vivienda se regula en el artículo 8.2 de la LAU.

El subarriendo es siempre de parte una parte de la vivienda. Si el subarriendo es de toda la vivienda es una cesión. El arrendatario debe continuar habitando el piso que subarrienda.

El subarriendo sólo es posible  si hay consentimiento previo y escrito del arrendador. Éste  puede autorizarlo en las condiciones que tenga por convenientes. La falta de dicho consentimiento es causa de resolución del contrato de arrendamiento y del contrato de subarriendo.

El subarriendo se rige por las normas  del arrendamiento de vivienda cuando la parte subarrendada  sea destinada por el subarrendatario a satisfacer su necesidad permanente de vivienda, en aplicación del art 2.1 LAU.  Se regirá  por lo establecido por las partes si el destino es otro: hospedaje, despacho, taller de pintura.

En cuanto a la renta del subarriendo la Ley de arrendamientos urbanos sólo establece un límite máximo: el de la renta del arrendamiento. Sin embargo es razonable que la renta que pague el subarrendatario sea  proporcional a a la renta del alquiler en función de los metros cuadrados  que ocupe. Será casi siempre  un cálculo complejo porque lo normal es que se utilicen conjuntamente el baño, la cocina, los pasillos, el vestíbulo, etcétera. El arrendador puede exigir una participación  de la renta que pague el subarrendatario. Si el arrendatario no paga la renta al  arrendador, éste podrá requerir al subarrendatario para que le pague a él directamente. En tal caso el subarrendatario quedará liberado del pago de la renta al  arrendatario-subarrendador.

El derecho del subarrendatario se extingue cuando lo hace el contrato de alquiler del arrendatario que subarrendó (artículos 27.1  .2 LAU). Si el arrendatario desiste del contrato también se acaba el subarriendo. Si la extinción se produce por culpa del arrendatario el subarrendatario podrá exigirle una indemnización por incumplimiento de sus propios compromisos o por ser el causante de la rescisión del contrato principal.

¿Necesitas los servicios del abogado especialista en alquileres?

Llama o envía un Whatsapp: 627 31 71 00

Escribe a info@abogadoarrendamientos.com

Si quieres una consulta por teléfono: 807 505 867 (precio: 1,21 €/min si me llamas desde un fijo; 1,57 € si usas el móvil; no hay coste de establecimiento de llamada).

Twitter: @joseptermens

Facebook.com: @abogadoarrendamientos