La incidencia del empadronamiento del inquilino en un conflicto sobre alquiler de vivienda

La incidencia del empadronamiento del inquilino en un conflicto sobre alquiler de vivienda

La incidencia del empadronamiento del inquilino en un conflicto sobre alquiler de vivienda

Más de un cliente me ha preguntado si se puede empadronar en el piso que ha alquilado, o si tiene que pedir permiso a la propiedad. Otros invocan, en defensa de sus derechos como inquilinos, que llevan empadronados mucho tiempo en la vivienda. Una clienta me comentó que no se pudo empadronar porque la casa arrendada era ilegal; para la Administración la finca no existía.

Empadronarse en la vivienda arrendada es un derecho de los inquilinos. No depende de la voluntad del arrendador.

El padrón municipal es un registro donde constan los vecinos de un municipio. Tiene efectos administrativos importantes: el médico de la Seguridad Social que te toca, la escuela a la que pueden ir los niños, el colegio electoral (sólo se puede votar en el municipio donde uno está empadronado, aunque viva en otro).  Sus datos constituyen prueba de la residencia en el municipio y del domicilio habitual en el mismo de una persona.

Pero, en principio, para el contrato de alquiler de vivienda, para el Derecho civil, no tiene mucha relevancia. El empadronamiento tomado aisladamente no acredita que el inquilino resida efectivamente en un piso (Audiencia de Madrid, Sec. 19ª, 19-1-2012) ni lo contrario. El certificado de empadronamiento es sólo un indicio de residencia en una finca – no una prueba -, y no proporciona información alguna acerca de en qué calidad se ocupa la misma (Audiencia Provincial de Barcelona, Sección 13ª, sentencia 417/2018, de 19-6, recurso 612/2017).

Alguien puede estar empadronado en el pueblo de Almería donde ha nacido y tener su domicilio efectivo, su residencia, en Barcelona. Para el Ayuntamiento de Barcelona  no será vecino de la ciudad, pero el contrato de alquiler no pierde su validez.

Sin embargo en los procesos de desahucio del inquilino de renta antigua por desocupación de la vivienda o por disponer de una casa en propiedad (artículo 62, Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964), el empadronamiento puede ser importante para inclinar la balanza a favor del arrendador, pero siempre que se combine con otros datos: consumos de suministros de agua, luz y gas por debajo de lo normal, informes de detectives, testimonios de vecinos.

Los servicios del abogado especialista en alquileres de fincas urbanas
  • Si quieres hacer una consulta por teléfono llama al 807 505 867 (precio: 1,21 €/min si me llamas desde un fijo; 1,57 € si usas el móvil; no hay coste de establecimiento de llamada).
  • Si quieres concertar una cita llama o envía un Whatsapp o Telegram al 627 31 71 00. O escribe a info@abogadoarrendamientos.com

Sigue mis notícias en Twitter: @joseptermens

Mi página en Facebook.com : @abogadoarrendamientos