Problemas con el idioma en la comunidad de propietarios

Problemas con el idioma en la comunidad de propietarios

Problemas con el idioma en la comunidad de propietarios

 

La junta de propietarios puede celebrarse en cualquiera de las lenguas oficiales en España: castellano, catalán, gallego, euskera, aranés. El acta puede redactarse en cualquiera de estos idiomas, aunque la legislación catalana exige que el acta de la reunión se redacte, al menos, en lengua catalana. Aunque si no se redacta en catalán el acta y los acuerdos de la junta son igualmente válidos.

Hasta aquí, todo claro

La cuestión es si se puede usar en las juntas de la comunidad un idioma no oficial en España.

El problema se plantea en aquellas fincas o edificios en los que la mayoría de los propietarios no son españoles, lo que sucede en numerosas localidades de la costa mediterránea y las islas.

Una sentencia de la Audiencia Provincial de Las Palmas, de 2 abril de 2003, admitió la celebración de la junta en alemán. Todos los propietarios eran alemanes.

Si necesitas los servicios del abogado experto en comunidades de propietarios

Llama o envía un Whatsapp: 627 31 71 00

Escribe a info@abogadoarrendamientos.com

Si quieres una consulta por teléfono: 807 505 867 (precio: 1,21 €/min si me llamas desde un fijo; 1,57 € si usas el móvil; no hay coste de establecimiento de llamada).

 

El Tribunal Supremo, en su sentencia de 15 de noviembre de 2002 admitió la celebración de una junta de propietarios en una lengua no oficial ya que había un traductor al español. Pero precisó que el acta debía redactarse necesariamente en español.

Creo que la  cuestión hay que abordarla desde un punto de vista pragmático. Todas las notificaciones que se hagan a los propietarios (convocatoria a juntas, resumen del estado de cuentas, actas) y las reuniones de los propietarios ( las juntas de la comunidad) deben hacerse en la lengua que el comunero entienda (dando por supuesto que los propietarios entienden los idiomas oficiales). Si no es así cabe la posibilidad de contratar los servicios de un traductor (cuestión distinta es quién debe hacerse cargo de sus honorarios).

Hoy, 18 de julio de 2014, me ha llegado la noticia de que la editorial jurídica Sepin (@SepinEditorial) ha editado un libro que contiene la Ley de propiedad horizontal en castellano, inglés, alemán, ruso y francés. Espero que también publiquen en estos idiomas la normativa catalana de propiedad horizontal.

Hoy, 7 de octubre de 2014, añado un comentario al artículo.  Ayer me visitaron los propietarios de un piso del edificio donde vivo. Son rusos. No se quejan de que las notificaciones sean en catalán, lo entienden. Sólo me piden que a ellos se les notifique en el castellano con el que se apañan.

Sígueme en las redes

Twitter: @joseptermens

Facebook.com: @abogadoarrendamientos