ESPECIALIZACIÓN

Tanto el arrendamiento de un inmueble como el simple hecho de pertenecer a una comunidad de propietarios implica mantener una relación de larga duración con las demás personas interesadas.

Los problemas llegan cuando esta relación deja de ser cordial y no se puede llegar a un entendimiento con la otra parte, algo más habitual de lo que se cree hoy en día.

¿Qué hacer? ¿A quién recurrir? ¿Cómo saber si es necesario ir a los tribunales? La situación ya es de por sí lo bastante incómoda como para añadirle además una buena dosis de incertidumbre.

Contar con un abogado de confianza, con dedicación plena y exclusiva a este sector y amplios conocimientos sobre las leyes de arrendamientos y de propiedad horizontal es imprescindible para resolver el conflicto de manera rápida y favorable.

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar