La responsabilidad del arrendador ante la comunidad de propietarios

La responsabilidad del arrendador ante la comunidad de propietarios

La sentencia del Tribunal Supremo, Sala Primera, núm 832/2009 dictaminó que el responsable ante la comunidad de propietarios por los daños causados por los inquilinos es el propietario de la vivienda alquilada, que tendrá que realizar las obras de reparación correpondientes si el arrendatario no lo hace o finaliza la ocupación. Es conveniente que el arrendador tenga cubierto el riesgo con una póliza de seguro. Su coste puede cobrarse al arrendatario. Twitter: @joseptermens Facebook.com: @abogadoarrendamientos

La contratación de suministros en una vivienda alquilada

La contratación de suministros en una vivienda alquilada

La Ley de arrendamientos urbanos sólo menciona los servicios y suministros de la vivienda en el artículo 20.3: “Los gastos por servicios con que cuente la finca arrendada que se individualicen mediante aparatos contadores serán en todo caso de cuenta del arrendatario”. Hay contadores de electricidad y gas (en el interior del piso, de agua (en un cuarto del edificio). No los hay de teléfono e internet – o no los hay a la vista -, pero el gasto también es…

Un caso de precario y sus diferencias con el comodato

Un caso de precario y sus diferencias con el comodato

Un caso de precario Basado en hechos reales. Una persona, un familiar por más señas (pero la situación no cambiaría si no lo fuera), se instaló en un piso con el consentimiento de los propietarios  que vivían allí. Se trataba de una estancia temporal. Sin embargo el familiar decidió quedarse en la vivienda de forma definitiva y empadronarse en ella. No quiso marcharse cuando se lo pidieron. El familiar era un precarista (además de un caradura). El precario constituye la tenencia…

Rebaja de la renta cuando se hacen obras de conservación en la vivienda

Rebaja de la renta cuando se hacen obras de conservación en la vivienda

Según el artículo  21.2 de la Ley de arrendamientos urbanos cuando la ejecución de una obra de conservación en una vivienda  no pueda razonablemente diferirse hasta la conclusión del arrendamiento, el arrendatario estará obligado a soportarla, aunque le sea muy molesta o durante ella se vea privado de una parte de la vivienda y, si la obra durase más de veinte días, habrá de disminuirse la renta en proporción a la parte de la vivienda de la que el arrendatario se vea privado.…

Varios arrendamientos en un solo contrato de alquiler

Varios arrendamientos en un solo contrato de alquiler

La cuestión es si se pueden concertar varios arrendamientos en un sólo contrato. La respuesta es sí. De hecho hay un caso habitual: alquilar un piso y una plaza de parking. Precisiones Si son varios alquileres debe quedar claro cual va a ser la duración, la fianza y la renta de cada uno de ellos,  aunque las condiciones pactadas sean las mismas. No me atrevo a plantear una única duración y renta para un conjunto de alquileres por las complicaciones jurídica que…

Duración de los contratos de local posteriores al 9 de mayo de 1985

Duración de los contratos de local posteriores al 9 de mayo de 1985

La duración de los contratos de local de negocio que se firmaron con posterioridad al 9 de mayo de 1985, cuando entró vigor el RDL 2/1985 o Decreto Boyer, es una de las cuestiones más controvertidas del Derecho de arrendamientos urbanos. El artículo 9  RDL supuso un gran cambio. Estableció que la prórroga forzosa o legal ya no era obligatoria en ningún contrato de alquiler. Sólo potestativa por acuerdo entre las partes. Además, la Disposición transitoria primera de la Ley de…

Resolución del contrato de alquiler por actividades molestas para la comunidad

Resolución del contrato de alquiler por actividades molestas para la comunidad

La resolución del contrato de alquiler por  el arrendador por actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas realizadas por el arrendatario está prevista en el artículo 27.2.e) de la Ley de arrendamientos urbanos. No deben ser consideradas molestas las actividades o comportamientos normalmente tolerables. Podemos oír la radio y la televisión del vecino, la rabieta de un niño que no se quiere bañar, el ruido de una lavadora o el de la cisterna del váter, ser testigos de discusiones familiares y…