¿Qué es una obra en un alquiler?

Para cualificar una obra de tal en un alquiler,  la jurisprudencia del Tribunal Supremo ha venido exigiendo, como ponen de manifiesto las sentencias de 30 de enero de 1991 y 26 de Diciembre de 1.997 -referidas, lógicamente a la normativa anterior (Decreto 4104/1964, de 24 de diciembre,  Texto Refundido de la Ley de arrendamientos urbanos), pero que son de aplicación a la vigente Ley de arrendamientos urbanos-, que sean de las llamadas obras fijas o de fábrica, empotradas al suelo, techo o paredes y practicadas con materiales de construcción (ladrillo, cemento, yeso), sin que se pueda aplicar el concepto obra a obras móviles, no adheridas a las paredes, suelos o techos mediante obras de albañilería (pladur, carpinteria, aluminio).

El concepto jurisprudencial de obra es más restringido que el que se obtiene del diccionario de la Real Academia Española, que considera obra, entre otras acepciones, un edificio en construcción,  la compostura o innovación que se hace en un edificio, y un lugar donde se está construyendo algo o arreglando el pavimento.

Enero de 2013

This entry was posted in Alquiler, Jurisprudencia, Lau 1964, Lau 1994, Local de negocio, Obras, Vivienda and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario